Ataque cibernético vs. Amenaza cibernética vs. Riesgo cibernético

Los términos “ataque cibernético“, “amenaza cibernética” y “riesgo cibernético” están estrechamente relacionados y con frecuencia se usan indistintamente, pero no significan lo mismo.

Un ataque cibernético es una actividad ofensiva, mientras que una amenaza cibernética es la probabilidad de que ocurra un ataque; por último, un riesgo cibernético es un análisis que mide la probabilidad y el impacto de los daños potenciales que pueden acontecer debido a una violación de seguridad.

Por ejemplo, un ataque cibernético de denegación de servicio distribuido (DDoS) es una amenaza cibernética para las organizaciones con sitios web pequeños, ya que el riesgo asociado suele ser la pérdida de ingresos y tiempo de inactividad del dominio que puede ser altamente costoso.

Los ataques cibernéticos son casi infinitos y están en evolucionando constantemente, puedes intentar estar un paso delante de sus riesgos y resultados, pero para eso es crucial comprender las diferencias entre sus etapas; en este artículo vamos a hablar sobre las ligeras, pero importantes diferencias entre el riesgo cibernético, las amenazas cibernéticas y los ataques cibernéticos.

De esa manera, puedes prepararte adecuadamente y tomar medidas proactivas para protegerte.

Sigue leyendo para entender estas definiciones a profundidad.

¿Qué es el Riesgo Cibernético?

Cuando hablamos del peligro que suponen las pérdidas financieras, o interrupciones a los servicios que ofrece tu empresa, o daños a la reputación de tu organización a causa de una falla de tus sistemas IT, todo esto se clasifica como riesgos cibernéticos; estos pueden manifestarse de varias maneras, tales como:

  • Violaciones de seguridad intencionales y no autorizadas para ingresar a sistemas privados
  • Violaciones de seguridad no intencionales o inevitables
  • Integridad deficiente del sistema que representa peligros operativos para el departamento IT

Los riesgos cibernéticos mal administrados pueden exponer tu organización a ataques cibernéticos, los cuales pueden causar desde pérdida de datos hasta la ruina financiera, además de involucrar a la empresa en un entramado complejo de relaciones públicas para tratar de recuperar los activos robados, evitar más robos y recuperar su reputación ante los ojos de asociados y clientes.

El crimen cibernético se esconde a la vuelta de la esquina, ya sea que se trate de una pequeña empresa o de una multinacional millonaria, si estas no toman las precauciones adecuadas, dichas operaciones son susceptibles a este tipo de ataques cibernéticos.

¿Qué es una evaluación de riesgos cibernéticos?

Una evaluación de riesgos de ciberseguridad identifica los componentes de un sistema, los datos, el hardware o cualquier otro aspecto vulnerable que los criminales informáticos podrían explotar para luego determinar el número de riesgos que podrían afectar dichos activos.

Cuanto más amplias y complejas sean tus operaciones digitales, mayor será el riesgo cibernético al que está expuesto tu empresa, estos son algunos factores que pueden contribuir a incrementar el riesgo cibernético:

  • Empleados o consumidores que acceden a los sistemas de forma remota
  • Empleados que utilizan dispositivos propiedad de la empresa en casa o cuando están de viaje
  • Empleados con privilegios administrativos en la red de la empresa o en sus terminales
  • Políticas de traer su propio dispositivo (BYOD)
  • Acceso público a locales comerciales (sin DNI)
  • Empleados que usan computadoras no seguras para acceder a cuentas bancarias y hacer transferencias de dinero
  • No actualizar las contraseñas regularmente
  • Fallas en la red que resultan en la pérdida de datos críticos
  • No evaluar y actualizar las políticas de ciberseguridad de tu empresa con regularidad

Todas las empresas enfrentan la posibilidad de una brecha cibernética en algún momento, pero conocer tu nivel de riesgo y cómo pueden materializarse los ataques cibernéticos puede ayudarte a planificar una respuesta efectiva.

¿Qué es una amenaza cibernética?

Una amenaza cibernética es la posibilidad de un ataque cibernético con el fin de dañar, interrumpir u obtener acceso no autorizado al sistema o datos confidenciales de su empresa, las amenazas cibernéticas pueden originarse dentro de una organización, o por ataques promovidos por criminales informáticos.

El peligro de una amenaza cibernética reside en la intención del atacante y su potencial impacto, si bien muchos ataques cibernéticos no son más que molestias menores, otros son más serios e incluso representan un riesgo para tu vida y la operatividad de tu empresa.

Las amenazas de seguridad cibernética se pueden clasificar en tres categorías amplias según su intención: ganancia financiera, espionaje disruptivo o espionaje corporativo.

Los actores maliciosos tienen a su disposición una amplia gama de estrategias de ataque, entre las que podemos listar:

  • Malware: es un software malicioso que lleva a cabo una tarea específica en un dispositivo o red tal como corromper datos o tomar el control de un sistema.
  • Phishing: es un ataque de ingeniería social en el que se engaña a la víctima para que divulgue información confidencial o realice otra acción, tal como descargar enlaces maliciosos.
  • Ataque de intermediario (MitM): es cuando un atacante se posiciona entre el remitente y el destinatario e intercepta los mensajes electrónicos en tránsito para modificarlos.
  • Ataque troyano: es un tipo de malware que ingresa a un sistema haciéndose pasar por otra cosa, tal como un software estándar o un enlace, para liberar un código malicioso dentro del sistema que lo hospeda.
  • Ataque de ransomware: en este ataque los datos de un sistema o dispositivo son encriptados y se exige un rescate a cambio de que el usuario recupere acceso a los datos.
  • Ataque de denegación de servicio (DDoS): aquí un atacante sobrecarga intencionalmente el sistema de una organización, provocando que este falle.

¿Qué es un ataque cibernético?

El término “ataque cibernético” generalmente se define como el acto malicioso de robar, destruir, exponer, deshabilitar o alterar datos a través del acceso no autorizado a un sistema informático o una red.

Un ataque cibernético también se refiere a una incursión no autorizada a un sistema por motivos políticos ya sea por parte de naciones, organizaciones no estatales, e incluso terroristas; el término incluye la definición de delito cibernético: una acción o conducta delictiva llevada a cabo en el ciberespacio, aunque dicha definición cambia a medida que los delitos informáticos se vuelven más sofisticados y generalizados.

Las tecnologías de información y comunicación (TIC) se utilizan con frecuencia en los ataques cibernéticos para amplificar los delitos convencionales que se pretenden llevar a cabo, tales como el robo de propiedad intelectual, acoso y fraude; además, otros tipos de crímenes en línea tales como el robo de identidad, han visto un incremento exponencial en línea en los últimos tiempos.

Los ataques de piratería informática y de denegación de servicio distribuido (DDoS) son ejemplos de ataques cibernéticos ejecutados mediante las TIC, la evolución de estos ataques los ha elevado a nivel de amenaza de seguridad nacional para algunas naciones.

Los ataques siempre tienen una variedad de motivos que van desde el sabotaje y el espionaje hasta el robo, el fraude o el “hacktivismo”, entre otros; muchos de estos ataques tienen un fin específico, tales como el ataque del virus Stuxnet a los sistemas nucleares de Irán, aunque la gran mayoría de estos ataques son al azar tal como sucede con millones de ataques phishing destinados a múltiples direcciones de correo electrónico diariamente.

Los ataques cibernéticos aprovechan las fallas en los sistemas y redes de datos o engañan a los usuarios para que estos revelen sus datos de acceso y darle el atacante las llaves para robar, destruir o manipular datos y sistemas; estos ataques toman una de tres formas:

  • Intentos de violar la confidencialidad y obtener acceso a información confidencial
  • Cambiar, manipular o comprometer datos y sistemas informáticos para atacar la integridad de una organización
  • Prohibir o restringir maliciosamente el acceso a datos o sistemas para sus propietarios legítimos

¿Cuándo se convierte un riesgo cibernético en un ataque cibernético activo?

Comprender la diferencia entre amenazas y riesgos es crucial para comprender el nivel de riesgo al que está expuesta tu organización, ya que una empresa puede realizar una evaluación de riesgo más completa cuando existe una mejor comprensión de las implicaciones.

Conocer las diferencias entre un riesgo cibernético, una amenaza y un ataque permite que fluya mejor la comunicación entre los equipos de seguridad, el C-suite y los proveedores, lo que ayuda a mitigar los riesgos.

Los ataques cibernéticos son difíciles de predecir con anticipación, en ocasiones incluso imposible, sin embargo, puedes estar preparado para lidiar con una brecha de seguridad cibernética evaluando periódicamente los riesgos y las amenazas.

Por ejemplo, el software sin parches, la ingeniería social y la mala gestión de contraseñas son las principales causas de las filtraciones de datos, por lo que el primer paso para determinar el riesgo de sus activos es identificar las amenazas con precisión.

8 tipos comunes de registros DNS

8 tipos comunes de registros DNS

¿Qué es un registro DNS? Básicamente es un registro de un sistema de nombres...

Read More
¿Qué es un gusano informático y cómo funciona?

¿Qué es un gusano informático y cómo funciona?

Imagina que pasaría si una persona no autorizada obtiene acceso a todos los archivos...

Read More
¿Qué tan peligroso es el malware híbrido?

¿Qué tan peligroso es el malware híbrido?

Los criminales cibernéticos siempre encuentran la forma de piratear sistemas para robar y causar...

Read More
×