Por qué mitigar amenazas de forma automática es importante para tu empresa

Según el Informe del Centro de Denuncias para Delitos en Internet emitido por el FBI en el año 2020, los crímenes cibernéticos han aumentado en un 300 % en los últimos años, lo que obliga a muchas empresas y organizaciones a actualizar continuamente sus prácticas de seguridad, ya que las amenazas en línea que se enfrentan diariamente se han vuelto más sofisticadas.

La mitigación de amenazas de forma manual puede sobrecargar al personal de seguridad, quienes ya de por sí deben clasificar una amplia gama de riesgos potenciales, anomalías y alertas, además de que este trabajo manual incrementa el número de puntos ciegos, lo que compromete la capacidad del personal para detectar, proteger y responder eficazmente a las amenazas cibernéticas.

El panorama digital actual abarca diferentes tipos de crímenes en línea, entre los que podemos incluir amenazas internas, amenazas persistentes avanzadas (APT), ransomware, software mutado y las vulnerabilidades de la nube, por lo que un equipo de seguridad o un antivirus no pueden abarcar todas estas amenazas por sí solos.

Con la mitigación de amenazas automatizada, las empresas y organizaciones contrarrestan proactivamente cualquier avance de los actores maliciosos, además de brindar a los equipos de seguridad la visibilidad necesaria para proteger datos confidenciales de formas más efectivas; en este blog vamos a analizar las dificultades que enfrentan las grandes empresas para mitigar los riesgos manualmente y por qué la mitigación de amenazas automatizada es el mejor camino a seguir.

¿Qué es la mitigación de riesgos en la seguridad cibernética?

Antes de profundizar en el tema, primero nos toca comprender la mitigación de riesgos en el ámbito de la seguridad cibernética; este es un proceso que aplica múltiples políticas de seguridad para minimizar el riesgo general o efectos adversos que representa una amenaza de seguridad en línea. No es un sistema 100% perfecto, pero tiene un buen nivel de impacto en la reducción de riesgos para el manejo de datos.

Componentes para la mitigación de riesgos

En el ámbito de la seguridad cibernética, podemos categorizar la mitigación de riesgos usando sus tres componentes principales: prevención, identificación y reducción y solución del impacto.

Prevención

La prevención es una parte clave en la mitigación de amenazas cibernéticas, internas y en la red; aquí es necesario adoptar las mejores prácticas y políticas de prevención para proteger la red y los datos de una empresa u organización. Algunas de las acciones a llevar a cabo incluyen tareas específicas tales como:

  • Supervisión del tráfico de la red
  • Mantener el firewall y el software antivirus actualizados y debidamente parcheados regularmente
  • Hacer cumplir los controles de acceso a la red

Identificación

Incluso con las mejores medidas de prevención configuradas, los ataques pueden afectar tu red, por lo que es vital identificar la presencia de las amenazas que pueden comprometer la seguridad de tu empresa, lo que implica saber reconocer vulnerabilidades en tus sistemas y las amenazas que tiene el potencial de explotarlas; para esto puedes realizar evaluaciones de riesgos frecuentes, escaneo de vulnerabilidades y pruebas de penetración para obtener una vista de amplio espectro de las posibles amenazas cibernéticas que enfrenta tu organización.

Reducción y solución del Impacto

Ninguna medida de seguridad es 100% eficiente, ya que siempre existe la posibilidad de que los atacantes superen las defensas y se infiltren en la red de tu empresa, por lo que es fundamental contar con medidas específicas que permitan reducir el impacto de las amenazas y abordar dichas vulnerabilidades de forma eficiente; algunas de estas acciones incluyen:

  • Implementación de un plan de copias de seguridad para tus datos y recuperación ante cualquier desastre
  • Aislamiento y contención de amenazas de seguridad activas
  • Cumplimiento del plan de respuesta contra incidentes de seguridad cibernética

La mitigación de amenazas puede ser abrumadora

Dado el aumento de las amenazas en línea, la mitigación de estas puede ser un proceso difícil para los administradores de un sistema, ya que ordenar el gran volumen de eventos en una red es abrumador; uno de los problemas más comunes es que una gran cantidad de estas amenazas no son identificables sin un código de identificación de exposición y vulnerabilidades comunes (CVE, según sus siglas en inglés). El sistema CVE es una lista de fallas de seguridad pública, es bastante útil, pero tiene la desventaja de que muchas amenazas emergentes no siempre están catalogadas, algo que aprovechan los piratas informáticos con alarmante frecuencia, por lo que a veces resulta imposible proteger tu organización contra amenazas no identificadas.

Los sistemas de seguridad que dependen netamente de las detecciones de CVE siempre tendrán puntos ciegos, por lo que otras formas de mitigación y detección de amenazas son esenciales; sin importar lo sofisticado que sea tus soluciones de seguridad, es necesario hacer seguimiento de las amenazas dada su rápida evolución, lo cual de por sí ya representa un desafío y requiere mucho tiempo.

Por ejemplo, un malware puede permanecer en tu sistema mucho tiempo sin activarse, y las posibilidades de que un humano lo detecte en estas circunstancias es extremadamente baja.

La mitigación manual de amenazas eleva el riesgo

El gran volumen de tareas de seguridad a menudo es abrumador, lo que hace que los administradores del sistema tomen atajos, lo cual puede conducir a un desastre si el personal IT debe realizar seguimiento manual de cada amenaza; por ejemplo, un administrador del sistema puede pasar por alto una actualización importante o un parche de seguridad, lo que provoca un colapso de la red.

Las tareas de mitigación de amenazas en la red también deben manejarse con mucho cuidado, ya que el descuido más pequeño tiene el potencial de resultar en una violación de datos grave; además de las medidas de seguridad rutinarias, los recursos para llevar a cabo las asignaciones de seguridad manualmente y de forma proactiva no siempre están disponibles; no es efectivo pensar que los administradores del sistema pueden administrar la carga de trabajo con la ayuda de un experto o asistentes, ya que no siempre es así.

Las vulnerabilidades aumentan a un ritmo alarmante, incluso cuando un equipo rastrea una amenaza y mitiga los daños, pueden verse involucrados en una nueva crisis de mitigación casi inmediatamente, dada la constante velocidad con la cual se vulnera la seguridad en línea; trabajar bajo enfoques manuales significa que la empresa u organización deben aumentar su personal de seguridad al menos un 30% cada año, lo cual es no es eficiente a nivel de costos.

En última instancia, es imposible que la mitigación de amenazas manual gane la lucha contra las amenazas en línea, ya que estas están en constante evolución; queda claro que se requiere una solución alternativa debido a la naturaleza continua de esta batalla y es ahí donde entra en juego la mitigación automatizada de amenazas.

La mitigación automatizada de amenazas gana el combate a largo plazo

La automatización es la mejor manera de superar las limitaciones de las técnicas manuales de mitigación de amenazas, de hecho, es la única forma de estar un paso adelante a las crecientes amenazas en línea, dado que facilita la identificación, seguimiento, tratamiento y notificación de vulnerabilidades desconocidas mientras resuelve el problema de recursos restringidos.

La mitigación de amenazas automatizada abarca herramientas que ayudan a realizar tareas específicas, ya que algunas opciones pueden manejar varias asignaciones a la vez, las herramientas especializadas también han probado ser más efectivas que las herramientas integrales; por ejemplo, la aplicación de parches es una actividad de seguridad vital que requiere una herramienta dedicada para la aplicación constante de estos sin afectar las operaciones.

Además de la aplicación de parches, otras tareas de seguridad que necesitan automatización incluyen la ejecución de pruebas de penetración, escaneo de vulnerabilidades, protección de puntos de acceso, protección avanzada contra amenazas y cortafuegos.

La mitigación de amenazas automatizada es más efectiva que el proceso manual, ya que ofrece múltiples beneficios, uno de estos es la opción de ofrecer al equipo de seguridad el espacio necesario para pensar estratégicamente sobre las amenazas que enfrentan para diseñar los mejores planes para mitigar los riesgos.

¿Cómo puede ayudar EasyDMARC?

A medida que las nuevas vulnerabilidades evolucionan constantemente, la mitigación de amenazas en la seguridad cibernética debe ser continua, ya que esto ayuda a los equipos IT a mantenerse al día con el creciente número de actores maliciosos que ingresan al espectro de la seguridad en la red. Para proteger información confidencial con mayor eficiencia, las empresas y organizaciones deben emplear medidas proactivas para identificar, abordar y rectificar las amenazas cibernéticas en el acto.

Con nuestros servicios administrados DMARC, nuestro receptivo equipo puede ayudarte a mitigar riesgos en tu red, así como monitorear amenazas y administrar los procesos de seguridad de tu correo electrónico para garantizar una seguridad robusta y una protección sólida.

8 tipos comunes de registros DNS

8 tipos comunes de registros DNS

¿Qué es un registro DNS? Básicamente es un registro de un sistema de nombres...

Read More
¿Qué es un gusano informático y cómo funciona?

¿Qué es un gusano informático y cómo funciona?

Imagina que pasaría si una persona no autorizada obtiene acceso a todos los archivos...

Read More
¿Qué tan peligroso es el malware híbrido?

¿Qué tan peligroso es el malware híbrido?

Los criminales cibernéticos siempre encuentran la forma de piratear sistemas para robar y causar...

Read More
×